miércoles, 31 de julio de 2013

PRESENCIAS EXTRAÑAS


A raíz del excelente artículo publicado por Javier Calvo en la revista JotDown acerca de los denominados por Calvo como “nuevos extraños españoles” (que quien esto escribe llegó a parafrasear en el un ensayo sobre ciencia ficción iberoamericana), la valiente y transgresora editorial Aristas Martínez, ubicada en Badajoz, ha decidido poner negro sobre blanco a ocho de esos denominados extraños, y lo ha hecho con el título de Presencia humana y en un cuidado formato artesanal e ilustrado que ya es habitual en todas sus ediciones.

¿Y quienes son esos ocho extraños de la literatura española? A saber: Colectivo Juan de Madre, Robert Juan-Cantavella, Laura Fernández, Matías Candeira, Cisco Bellabestia, Riot Über Alles, Tamara Romero y Luis Gámez. Sin lugar a dudas, ocho nuevas voces del panorama literario español que tienen en común su apuesta por mezclar los géneros con la literatura tradicional y su tránsito por esa frontera que separa lo real de lo fantástico.

Los relatos que conforman este tipo de compilaciones suelen ser irregulares, y en este caso Presencia humana no es una excepción. Se alternan cuentos asombrosos con otros que apuntan buenas ideas pero no acaban de estar afinados.

En todo caso, cabría destacar “¿Acaso soy una clase de monstruo, señor Pallcker?”, otra entrega del universo especialmente original de Laura Fernández, a mitad de camino entre la metaliteratura, el género y la ciencia ficción; “Edad de los imperios innombrables”, de Robert Juan-Cantavella, nueva propuesta de la influencia del fantástico y los juegos de rol; y la alegórica “Un niño huérfano, un viejo ciego y la encina paralanchina”, de Luis Gámez; aunque las aportaciones de Colectivo Juan de Madre, Tamara Romero y Cisco Bellabestia no desmerecen en esta apuesta por nuevas formas de percibir la realidad más que de narrar. Matias Candeira, merecería mención aparte. En este caso presenta un cuento notablemente bien elaborado y complejo, como suele ser propio de su literatura, con elementos retrofuturistas y sugerentes escenas propias del terror.

En definitiva, una propuesta recomendable al 100%.