jueves, 7 de junio de 2012

EN HOMENAJE A RAY BRADBURY


Ayer falleció, a los 91 años el gran Ray Bradbury. Es cierto que más allá de los homenajes, últimamente no seguíamos mucho su obra. Pero también es cierto que pocos autores consiguen en su vida dos cumbres literarias del nivel de Cronicas marcianas y Fahrenheit 451. Él lo hizo con menos de 34 años. Tampoco conozco a muchos escritores que tengan un cráter en la Luna con el nombre de uno de sus libros, o que su apellido sirva para mentar a un asteroide. Conozco sí, a escritores autodidactas, pero no me parecen del nivel de Bradbury, que también lo fue, al menos a día de hoy.

Algunos le achacarán a Bradbury que era poco literario por eso de la fantasía y la ciencia fición. Pero no me parece que haya obra más literaria que Fahrenheit 451, adaptada al cine por un director como François Truffaut. Un cineasta que solo utilizaba novelas como guiones para sus películas no autobiográficas. Un gran lector. Y qué decir de las Cronicas marcianas, tan conocidas que llegaron a dar nombre a uno de los programas televisivos más conocidos del famoseo televisivo. Sin embargo, uno las leía y en cada párrafo encontraba recuerdos del autor sobre su Illinois natal. ¿Es eso fantasía? ¿No es literatura? Juzguen ustedes mismos mientras la huella de Bradbury pervive en el cosmos.