lunes, 2 de junio de 2008

Sí, es cierto, la vida está vacía. Pero de nosotros depende llenarla. Somos libres, al menos, de fracasar en el intento.

6 comentarios:

carlos maiques dijo...

Hola, te paso una cita extensa de un artículo de Gustavo Martín Garzo, que me parece, complementa algo lo que acabo de leerte. Un saludo.

Gustavo Martín Garzo
(Sobre PUERCA TIERRA. John Berger)
La producción del mundo

"En uno de sus artículos sobre arte John Berger nos narra un encuentro con su amigo, el director de cine suizo Alain Tanner. Berger acaba de ver en televisión un programa sobre el actor alemán Bruno Ganz, y está furioso porque Ganz sólo hablaba de sí mismo y de sus humores. “¿De qué esperabas que hablara si no?, le contesta Tanner. “¿Sigues esperando que la gente hable del mundo? A estas alturas, nuestras personas son el único tema de conversación que nos queda”. No podía estar de acuerdo con él, anota Berger, que enseguida pasa a hablar de la existencia humana como una tarea siempre en vías de realización, estrechamente vinculada con lo que él llama “la producción del mundo”. Es una de las ideas centrales, y más fecundas de la obra de Berger. El mundo no es un lugar cerrado, sino en continuo proceso de construcción y de cambio. “La producción de la realidad nunca ha quedado finalizada, su resultado nunca ha sido decisivo. Siempre hay algo en juego. La realidad siempre está necesitada. Incluso de nosotros, por malditos y marginados que seamos.”

Y, efectivamente, toda la obra de Berger tiene por centro absoluto este continuo acto de creación, esa producción interminable de significado frente a la nulidad de las cosas, que caracteriza a la vida del hombre. Es una idea, a pesar de su acendrado materialismo, de indudables connotaciones religiosas. Nuestro tiempo sigue siendo el del Génesis, y el mundo entero es una creación. Esa creación no está concluida, y el hombre debe participar en su desarrollo. Depende de él, el que todas sus potencialidades se activen. El trabajo tiene que ver con esa tarea, pero también su imaginación. Aún más, trabajo e imaginación no pueden separarse. Un campesino que ara y siembra sus campos, no se limita a remover la tierra, sino que se situa en la perspectiva de una producción potencial más deseada. El ciclo del descanso, el ritmo del trabajo y del sosiego, es también una aventura mental."

cgamez dijo...

Gracias Carlos por tu comentario y la cita. La verdad es que hace tiempo que le sigo la pista a Berger, precísamente por esto que comentas en tu nota. El problema es que no encuentro el momento. En todo caso, mi post iba en la línea de superar el nihilismo europeo (tan moderno), porque creo que, al menos, somos libres de fracasar en el intento (y esto me hace repensar el aforismo que, creo, corregiré), y me parece que Berger me va a dar respuestas. Un saludo.

carlos maiques dijo...

Hola cgamez:

Aqui está el enlace con el artículo completo. Me parece que es una buena introducción, cuando encuentres ese momento que no te importará ver llegar. Tendrás que rejuntar los renglones, si no se habría quedado incompleto.Un saludo.

http://www.clubcultura.com/
clubliteratura/clubescritores/
garzo/pdf/PUERCA%20TIERRA.pdf

viene de

http://www.clubcultura.com/
clubliteratura/clubescritores/
garzo/index.htm

GMG es una gran admirador de Isak Dinesen, como lo prueban sus comentarios, y también hay, en esta y otras páginas, dispersos artículos sobre asuntos de gran variedad entre ellos a la vista.

--

Sobre John Berger:

(Entrevista)

wwww.revistasculturales.com/
articulos/124/minerva/
740/1/el-hombre-tranquilo-
entrevista-con-john-berger.html

Una página sobre él in English
http://www.johnberger.org/home.htm

En fin, no te canses. Hasta otra.

cgamez dijo...

Muchas gracias por los enlaces Carlos. Eres un pozo infinito de información, la metáfora perfecta de la red. Un abrazo (trataré de no cansarme).

Pedro (Glup). dijo...

No, no es cierto, la vida está llena, o casi (la mía al menos). Y sé que depende de nosotros mismos colmarla.

En cuanto a que somos libres… no estoy tan seguro, pero por intentarlo que no quede.

cgamez dijo...

Gracias, pedro (glup), por tu comentario. Siempre es interesante leer justo la opinió contraria para iniciar el debate pero temo que te contradices al afirmar que la vida (al menos la tuya) está llena y de ti depende colmarla. Si está llena, ¿no sé qué vas a colmar si ya no cabe nada? Para llenarla, deberá estar vacía inicialmente, ¿no?

Es broma. En todo caso, me temo que estamos hablando de lo mismo con distintas palabras. Si le buscas un sentido a la vida, puedes llegar igualmente a afirmar que lo tiene como que no lo tiene. En todo caso, es tu decisión, no puedes demostrar fehacientemente ninguna de las dos afirmaciones (ahí estaba el juego del aforismo, que por tu respuesta, creo que entiendes por esa contradicción con la que juegas). Vamos, que lo importante es el camino y la acción y no el fin o la idea (pero eso es más viejo que la muerte).

En cuanto a la libertad... Es un tema complejo. Yo, la verdad, no creo en el destino.

Un saludo.