viernes, 27 de septiembre de 2013

RADIOGRAFÍA DEL GRUNGE Y LA AMISTAD



Pese a lo mucho que se ha hablado en la literatura española sobre música pop en los últimos tiempos, sobre el indie británico de los años 80, sobre The Smiths, sobre punk, esos temas suelen aparecer mayormente en las entrevistas con los escritores. En sus libros encontramos al típico personaje enamorado de la música pop y algunos nombres míticos del pop patrio como Fernando Alfaro. Pero nada del concierto de The Smiths en 1985 en las fiestas de San Isidro en Madrid, o de las múltiples giras que realizaron The Cure por España cuando estaban en su apogeo.

Pues bien, esto no va a suceder con el grunge. Toni Campos, con su primera novela, Prefiero arder, construye un relato honesto de lo que supuso el grunge entre los jóvenes barceloneses de la década de 1990. En el texto hace inventario de conciertos de antología como el de los míticos The Smashing Pumpkins en Zeleste o la primera y única gira de Nirvana por España.

Es cierto que ya se habían publicado novelas ambientadas en el grunge, como la famosa Historias del Kronen de Mañas, o Caídos del cielo de Ray Loriga. Pero lo interesante de Campos es que deja claro desde las primeras páginas que el fenómeno grunge fue un hecho externo. Los grupos y su estilo se crearon en los EEUU, más concretamente en Seattle. Aquí, pese a actitudes como las de los personajes de Mañas, en las provincias del imperio, las cosas llegaban tarde.

Eso no es óbice para que Toni Campos utilice esa banda sonora para narrarnos un delicioso relato iniciático de jóvenes que se abren a la vida con los peligros que ello comporta. Un texto donde el autor se conduce con notable elegancia en las situaciones sentimentales y en el que narra con hondura emociones de calado como la amistad, la filiación (en la figura del tío del protagonista) o las contradicciones que se esconden en cada uno de nosotros.

La novela cuenta la historia de Marcos, un joven estudiante de filosofía que venera a su tío Tebi, roquero incombustible que flirtea con la droga, y que empieza a trabajar de fotógrafo en conciertos de rock. Marcos se encuentra en un triángulo emocional a veces incómodo, como es el que forma con sus amigos Javi y Lara, y que conducirá a la irremediable y temida madurez. Todo ello sucede con las calles de Barcelona como telón de fondo. Desde la tasca más inmunda del chino hasta el bar con la música más exclusiva de la zona alta de la ciudad, pasando por los más famosos escenarios de conciertos de la época.

La novela, que tuvo una limitada edición en papel que ya se agotó, se puede encontrar fácilmente en formato digital en las distintas plataformas electrónicas o en la página web de la editorial.

Un relato fresco, nostálgico pero sobre todo, auténtico. Muy recomendable.