lunes, 11 de febrero de 2013

LIBROS QUE TRANSFORMAN A SUS AUTORES



Que a veces es un libro lo que transforma a un autor es un hecho que no siempre se da en la historia de la literatura. Sin embargo, este sí fue el caso de Roberto Bolaño con La literatura nazi en América.

Hasta la publicación de ese libro en la editorial Seix Barral, Bolaño había sido un poeta maldito (condición que aprovecharía para su narrativa posterior)como se observa en su novela corta, Amberes. Un escritor que ganaba premios de relato y alguno de novela, como La pista de hielo. en aquella bacanal de premios literarios municipales que tenían lugar en la España de la abundancia, hoy desaparecida.

Lo cierto es que no es hasta la escritura de La literatura nazi… que se conforma el universo narrativo que daría fama mundial al escritor chileno (se da la paradoja de que esta obra debía haber sido escrita a cuatro manos junto a su amigo A. G. Porta, que absorbido por su trabajo editorial, no pudo contribuir). No en vano, ese libro fue el que puso sobre la pista de Bolaño a Jorge Herralde por la originalidad del texto, lo que le abriría posteriormente las puertas de Anagrama y del mundo literario en general. Tal es la importancia de este título en la bibliografía de Bolaño, que su siguiente novela, Estrella distante, es una secuela de la última entrada del libro.

La literatura nazi… es un texto que se hermana con las narraciones sobre escritores que no existieron y obras monumentales que nunca se escribieron, como es el caso de Borges, Carlile o Butler. Y también con el concepto de diccionario o lista, muy posmoderno, pues se trata de notas biográficas de autores americanos de filiación nacionalsocialista agrupados por categorías temáticas, familiares y hasta geográficas.

Si bien es cierto que por momentos el texto es excesivo, con él Bolaño logra insuflar de vida esa tradición de los manuales, hasta entonces sumamente literaria, además de entroncarse con la gran literatura americana en la misma operación, como con la tradición argentina, núcleo predominante del relato, o los poetas malditos. No solo interactúa Bolaño con la literatura latinoamericana, sino con la literatura posmoderna norteamericana, pues unos cuantos de los autores que cita son yanquis, y muchas de las obras supuestamente nazis que refiere son novelas imaginarias de ciencia ficción que anticipan el universo con el que posteriormente nos sorprendería el gran Bolaño. Se trata pues, de la primera piedra de un gran edificio.