lunes, 7 de enero de 2013

UN CARNAVAL DE PALABRAS

 
Un poderoso miembro del establishment económico mundial tiene un efímero encuentro sexual con una camarera en un hotel de nueva York y posteriormente es detenido por violación antes de emprender vuelo de regreso a su país. ¿Les suena la historia? Pues de eso es precisamente de lo que va la novela Karnaval, flamante Premio Herralde 2012, del escritor malagueño Juan Francisco Ferré (Málaga 1962). Autor tratado en esta bitácora por su trabajo en las relaciones entre ciencia y literatura. Sin género de dudas, su libro más ambicioso hasta la fecha, aunque su carrera literaria no ha hecho más que ir creciendo de texto a texto.

Karnaval es algo más que una sencilla novela. En ella podemos encontrar escenas pornográficas, como las que leíamos en su libro de relatos, Metamorfosis. Y páginas repletas de sátira como la que preside el argumento de La fiesta del asno, parodia del terrorismo vasco y de los medios de comunicación. Incluso encontramos esa influencia de los medios audiovisuales que tan presente estaba en Providence (que ya fue finalista del mismo premio en 2009 y en donde se puede leer un ensayo sobre cine imbricado en el texto). Hasta una autoparodia de la propia novela y del protagonista, DK (trasunto de DSK o Dominique Strauss-Kahn) y su discurso generalista y globalizador. 

Karnaval se estructura en torno a 45 episodios, al mas puro estilo de una serie de TV, intercalados por un documental sobre DK producido al alimón por HBO y el Canal Arte europeo, en el que intervienen las mentes más lúcidas de nuestra época diseccionando el caso del protagonista.

Pero Karnaval es mucho más, porque a partir de los recursos mencionados y esa inteligente estructura, el libro le permite al autor hacer una brillante e inteligente disección del mundo que nos ha tocado vivir. Se trata de una novela revolucionaria (en forma y contenido), satírica, crítica, sarcástica, filosófica, conspirtativa, analítica, incluso podríamos hablar de un ensayo sobre el amor y el deseo. El mismo Ferré, un estudioso de la estética posmoderna, ha llegado a afirmar que esa estética debería ir superándose, no así sus contenidos. Con esta novela hace un sólido ejercicio para conseguirlo.