sábado, 20 de septiembre de 2008

PENSAMIENTO EN LA RED

Repaso por enésima vez mi aforismo. Finalmente, decidido, encamino el cursor hacia "PUBLICAR ENTRADA". En ese momento la duda. ¿Dónde acabará ese pensamiento tanto tiempo pulido tras la fulgurante aparición en mi mente? ¿Lo leerá alguien? ¿Perdurará? No. Seguro. O al menos lo hará de manera efímera, como los textos de los pre-socráticos. Esa idea me convence del todo. Que sea el azar quien contribuya a elegir las ideas que deben perdurar. Que el peso del tiempo, la evolución técnica, los cambios culturales y sociales sean los árbitros de las ideas futuras.

Eso es lo más atractivo del pensamiento que se publica en internet a través de los blogs: su frescura y lo efímero que la acompaña. A los filósofos pre-socráticos, como a los poetas pre-homéricos, les traicionó el formato. No existía el papel como hoy lo conocemos, y la tablilla o el papiro, innovaciones técnicas de su época, se conservaron en condiciones deficitarias. Pero algunas ideas eran buenas y sobrevivieron con la oralidad de forma fragmentaria. Después los grandes oradores como Sócrates y los sofistas las recogieron. Después Platón, que sí consiguió fijarlas en un formato menos perecedero. Después la transmisión del pensamiento hasta hoy, con los árabes, los hindúes, los monasterios, el papel desde China, la imprenta.

Ahora, con Internet, otra vez el formato parece ser decisivo para la transmisión futura de ideas y relatos. Muy probablemente, Internet no sobrevivirá como nosotros la conocemos. El avance tecnológico es tan impredecible y se ramifica tanto, e Internet tiene unos soportes tan efímeros, que tal vez en el futuro se buscarán vehículos de transmisión cultural más estables (formato magnético, supongo). Pero eso va a permitir que el azar juegue como un elemento más del conocimiento, lo cual lo hace más real. Y descarga de vanidad la labor de los que pretendemos colgar pensamiento en la red.

2 comentarios:

marina dijo...

el pensamiento en la red es efímero,sí, aunque no sé si es el azar quien decide mostrarlo o aniquilarlo.
Hace días leí por encima un artículo en otro blog (Gatopardo). Te dejo el enlace (igual ya lo leíste,no sé)

http://gatopardo.blogia.com/2008/091301-google-chrome-bizquea-y-mutila-el-texto.php

No me sorprendió...

(hay un ojo de cucaracha grande-no las de aquí,no, las otras- y transparente controlándolo todo...)

Hace ya un mes, el servidor de la bitácora que tenía antes se estropeó así, por azar no creo, por prepotencia y despreocupación quizás. (algo se perdió, no todo por suerte...pero esa sensación efímera la disfruté que no veas...)

En fin.

Saludines otoñales,

cgamez dijo...

Hola Marina. Muy interesante el enlace. Comprendo tus críticas, y ya imagino que existen poderes ocultos navegando por la red que nos espían. No hay más que ver la de spyware que entra en el ordenador desde que se conecta (617 de momento en el mío). Pero creo que lo que comenta gatopardo y tus quejas son más producto de las prisas y la improvisación que rigen este mundo cibernético en que nos movemos (más interesado en el beneficio a corto plazo que en la eficiencia). A eso me refiero cuando hablo del desarrollo imprevisible de la técnica futura y del azar (por qué se pierde una parte del texto que comenta gatopardo y no otra, si el contenido no es especialmente comprometido). Algo parecido sucedió con los papiros: la negligencia y la focalización en intereses más materiales llevó a la pérdida de buena parte de ese legado cultural (no sería importante para algunos lo de la cultura, supongo, o lo sería más dominar la tierra cultivable o retener el poder político que diría storia).

Un saludito.