domingo, 28 de septiembre de 2008

PAUL NEWMAN (1925-2008)


Ayer murió Paul Newman.

En mis fantasías oníricas soñé muchas veces que sufría un accidente, moría por equivocación y (allá donde sea que va el espíritu) me concedían un deseo en compensación antes de regresar al mundo de los vivos. Mi fantasía era como una de esas producciones malas de Hollywood pero yo elegía volver a la Tierra convertido en Paul Newman (que nunca protagonizaría una producción de ese tipo, por supuesto). Anhelaba poseer esos ojos azules, esa sonrisa ambigua, y las formas de su cuerpo que (proporcionalmente, claro), eran las mismas que las del David de Miguel Ángel (si obviamos la deformación de uno de los brazos de la estatua para mostrar la anatomía del cuerpo humano). Aunque viviera en ese estado de irrealidad propio del sueño, ni se me ocurría esperar que también aprehendería la bondad, la dignidad y el carisma de este gran actor que ayer nos dejó.

Descanse en paz.

6 comentarios:

marina dijo...

Sí.

(...)

Y una vez (y quizás lo podemos relacionar con lo que a veces dices aquí o en historias ficticias) Paul Newman dijo (bueno , uno de sus personajes, pero estoy segura de que él también lo pensaba):

"The big difference between people is not between the rich and the poor, the good and the evil. The biggest of all differences between people is between those who have had pleasure in love and those who haven’t.


Bona nit, i bon inici de setmana.

cgamez dijo...

¡QUÉ GRANDE LA CITA!

Lo que más me sorprendía de este hombre era su inteligencia (y más teniendo en cuenta sus otras loables virtudes que enumeraba en el post).

Es extraña esa combinación en el mundo de vanidades en el que se movía. Supongo que eso explica sus actos. Conectando con su cita, cada vez estoy más convencido de que en todos nosotros habitan el bien y el mal y sólo por nuestros actos podemos ser valorados. Desde ese punto de vista (el juicio de nuestros actos) para mí Paul Newman fue un modelo a seguir.

Bon dilluns.

carlos maiques dijo...

Si lo encontrase con facilidad, hasta me compraba uno de sus botes de aliño de ensaladas como homenaje. Este hombre no tenía ni un pelo de tonto, y tenía ese algo más por lo que se le echa de menos. Un saludo y hasta otra.

cgamez dijo...

"ni un pelo de tonto", es cierto (por algo así se titulaba una de sus últimas películas).

Un saludo Carlos.

Martín G. Ramis dijo...

estoy de acuerdo.

cgamez dijo...

Celebro tu comentario y nuestra opinión común, Martín.

Bienvenido (con retraso).