jueves, 2 de octubre de 2014

Can Somebody? Nagari Magazine

Can somebody? Nagari Magazine

Miranda July lo ha vuelto a hacer. Si existe un representante en la Tierra del pensamiento lateral, esa es la July. Este torbellino de creatividad empezó escribiendo obras de teatro que se representaban en el 924 Gillman de Berkeley (California) a muy temprana edad. Continuó en 1995 con Joanie4Jackie, produciendo cortos hechos por realizadoras y distribuidos en videocassettes desde Portland a modo de cadena de cartas. Entre 1996 y 1998 grabó tres discos. Unos años más tarde ya había finalizado su primer largometraje: Me and You and Everybody We Know, donde aparece también actuando, y que ganó premios en Cannes, Sundance, Filadelfia, San Francisco y Los Ángeles. En el interín montó varias performances multimedia que rodaron por medio mundo y en 2007 publicó uno de los mejores libros de relatos que he leído en los últimos años: No One Belongs Here More Than You—no se me espanten, tiene traducción al castellano en Seix Barral—, que ganó el premio Frank O’Connor, publicación que combinó con algún que otro proyecto web de arte. Vamos, un desenfreno.
            Sí, Miranda parece muy hipster. Pero esta directora de cine, guionista, músico, escritora y también, o especialmente, artista, además de ser una de las personas con más capacidad creativa en casi todos los campos artísticos, es una innovadora de proyectos alternativos a cual más disparatado y sugerente, muchos de ellos relacionados con la tecnología.
            Ya me pareció increíble su anterior idea, una serie de entrevistas con tipos tan sorprendentes (y a veces repulsivos, como en el libro de relatos de Foster Wallace) que uno no se imaginaría en su casa. Pero que la July buscaba por todo Los Ángeles para reunirse con ellos una única y última vez, experiencia que plasmó en un libro de no ficción: It Chooses You. Qué les voy a decir del nuevo app que acaba de surgir del prodigioso bombín de esta mujer nacida en Vermont en 1974. Se trata de Somebody, una idea que aúna tecnología e interacción personal, que es lo que menos comúnmente se asocia cuando hablamos de tecnología.
            Que en qué consiste Somebody. Consiste en que una persona le dé un mensaje a otra de parte de una tercera amiga de esta última. ¿Les parece lioso? Pues miren, es aún un poco más complicado. Consiste en activar una app para encontrar a alguien que se encuentre cerca de la persona que ha de recibir el mensaje. El mensajero recibe la información a través de la app y a partir de ahí busca al destinatario. La idea es que receptor y destinatario no se conozcan, que lo hagan a partir de esa transferencia informacional, aunque el emisor del mensaje sí debe conocer a su destinatario. La idea, un tanto loca, es que personas desconocidas se ponga en contacto con otras personas para darles mensajes en una dimensión humana. Resulta evidente que esta idea pretende poner la tecnología al servicio de las personas y no al revés. Trata de impedir que nos dejemos dominar en exclusiva por la tecnología en nuestra relación con los otros. Lo que al parecer no está tan claro, según testimonios y según el reportaje de la BBC, es que esta iniciativa vaya a ser útil o vaya a funcionar siempre. Pero no creo que la July esté pensando en ella desde perspectivas de eficacia o pragmatismo. Y es que Somebody no es una app al uso, es un proyecto artístico y a la vez un experimento social. Miranda ha hecho incluso un corto de ficción mostrando las consecuencias del proyecto. Por eso merece estar con mayúsculas entre los enlaces que conforman esta sección.