miércoles, 29 de enero de 2014

RESEÑA DE EMERGENCIAS EN CAMPUS, DE 'EL MUNDO'

Aquí les dejo la reseña de Emergencias que apareció el pasado 15 de enero en el suplemento Campus de El Mundo.

Nos dejan bastante bien :).

Libros
Un taller de escritores ‘cum laude’

Parecería que la inquietud del escritor Jorge Carrión (Tarragona, 1976) oscilase entre la nostalgia y la esperanza. Nostalgia, por espacios en peligro de extinción como son las librerías, según testifica el libro homónimo con el que ha conseguido ser finalista en el último Premio Anagrama de Ensayo y que tan buenas críticas ha cosechado. Esperanza, en una generación de jóvenes escritores iberoamericanos que un día decidieron realizar el Master de Creación Literaria que imparte la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona y cuyo coordinador es el propio autor. Esta esperanza se ha materializado en la publicación de Emergencias. Doce cuentos iberoamericanos, una selección de relatos de antiguos alumnos de este posgrado. De muy distinta temática, bajo la polifonía de las historias se asienta lo que Carrión en su prólogo denomina «la conciencia de la crisis». Según él, «estamos ante una galería de seres huérfanos, a menudo habitantes de un ámbito global, con dificultades para articular relaciones humanas, que suelen recurrir a la tecnología y a la imagen para experar su orfandad». En las historias destaca la primera persona –como el sugerente Las funciones de la boca, de la uruguaya Mariana Font–; también hay espacio para ejercicios de estilo más o menos nocilla –la futurista, en todos los sentidos, El cambio, del barcelonés Carlos Gámez– y homenajes, muchos de ellos explicitos, a autores de cabecera como Roberto Bolaño, algo patente en Duboc, el director de escritores, de la joven autora ecuatoriana Mónica Ojeda. El cuentista mexicano Juan Villoro se encarga de epilogar el volumen rememorando el taller al que asisitió hace casi 40 años y que impartió Augusto Monterroso. Villoro, además, regala una revisión del célebre decálogo monterrosiano con sentencias del tipo «los novelistas son aprendices de cuentistas, pero no al revés».
Por LUIS ALBERTO ÁLVAREZ