lunes, 12 de octubre de 2009

LA CIENCIA ESPAÑOLA NO NECESITA TIJERAS


Cualquiera que pretenda analizar el papel de la ciencia en nuestra sociedad actual descubrirá pronto, a la luz de los analistas y los historiadores de la ciencia, que ésta forma parte de un entramado que relaciona a los científicos y los centros donde desarrollan su labor con la industria, el poder económico y en algunos casos el ejército. Sin menoscabar el conocimiento que se deriva de los productos de la práctica científica, ésta es un motor económico de primer orden. Por eso me sorprendió desagradablemente la decisión del gobierno de Zapatero de recortar el gasto en I+D. Especialmente cuando meses antes, después de abogar por un cambio de modelo económico, se asegurara que uno de los pilares de ese cambio iba a ser la inversión en I+D.

Es por esta razón, en este momento de crisis y donde (como varios científicos españoles han afirmado) una buena inversión en energías alternativas nos colocaría en situación puntera para exportar tecnología al resto del mundo, que me uno, aunque tarde, a la iniciativa propuesta por Javi Peláez para todos los blogueros para que denuncien esta decisión del gobierno de España, y animo a todos los lectores a que hagan lo mismo.