miércoles, 2 de julio de 2008

DOS PENSAMIENTOS (SESGADOS) DE PASCAL

De 91:
"Es necesario tener un pensamiento propio, y juzgarlo todo con él, y, sin embargo, hablar como el pueblo."

De 114:
"Saberse miserable es [...] ser miserable, pero es grande saber que se es miserable."

4 comentarios:

Hechicera de Luna dijo...

Lo difícil hoy en día es encontrar a alguien con pensamientos propios, sin que no dejen de ser interiorizaciones de los ajenos, esos que están en todas partes y nosotros incoscientes aborregandonos con ellos...

cgamez dijo...

Hola hechicera.

Es cierto lo que dices, pero también es cierto que, si leemos a los grandes pensadores, encontramos que a veces se repiten ideas entre ellos (es el caso de Sócrates y Confucio, de Montaigne y Ramon Llull, de Nietzsche y los poetas corteses). A mí que no soy ni por asomo un gran pensador, me pasó con Pascal. Estaba pensando en la grandeza y la miseria humanas (hay una entrada al respecto, El astronauta http://laansiedaddelascucarachas.blogspot.com/2008/04/el-astronauta.html) y después encontre el pensamiento 114 de Pascal.

Supongo que es inevitable repetir ideas que ya dijeron otros, porque me parece que existe un tipo de sabiduría que es invariable. Lo difícil, retomando tu discurso, sería interiorizar realmente esas ideas ("juzgarlo todo con él"), ya sea por reflexión propia o a partir de lecturas (el conocimiento se puede transmitir) y no cacarearlo como si de fórmulas memorísticas se tratara, a modo de jactancia de lo mucho que se ha leído, que creo que es por donde va tu crítica.

Un saludo y gracias por el comentario.

marina dijo...

Es curioso como estas ideas que se repiten han traspasado fronteras geográficas e históricas, han surgido seguramente en muchos casos sin que un pensador tuviera contacto con el otro, con el hecho de reflexionar sobre el hombre y el universo.

Ya sé que no tiene nada que ver pero el otro día leía un libro en que también reflexionaba como el concepto de "alma" (y como consecuencia la religión) había aparecido en muchas civilizaciones coetáneas sin que entre ellas hubiera habido contacto. Supongo que hay unas ideas que "salen" siempre o casi siempre, por el hecho de ser humanos, no? (me lo pregunto...)

saludos,
:-)

cgamez dijo...

Hola Marina.

Estoy de acuerdo (con tu pregunta). Creo que existe una esencia de lo humano. Lo difícil es delimitar esa esencia o construir nuestra cosmogonia de la misma forma. Respecto al ejemplo del alma que comentas, es cierto que casi todas las culturas conciben la existencia de un alma o un espíritu en nosotros (excepto el confucianismo). Pero mientras en las religiones judeo-cristianas-musulmanas el alma siempre se enfrenta al juicio de sus actos, en las religiones orientales (en algunos casos hay juicio) tiende a la reencarnación o a la paz absoluta. Las culturas animistas (y el sintoismo lo es) consideran que una parte de nuestra alma se eleva y otra se queda vagando por la naturaleza (ríos, lagos, ect.). Lo mismo sucede con el bien y el mal. En occidente dieron lugar al cielo y el infierno y, en cambio, para los taoístas ambos aspectos no son sino dos caras de un mismo universo.

Como ves, partimos de lo mismo, pero después los humanos tendemos a complicarnos nosotros mismos por distintos vericuetos (y eso también me parece una esencia humana).

Un saludo.