jueves, 29 de marzo de 2007

La angustia existencial que recorrió Europa en la segunda mitad del siglo XX se debía a esa necesidad contemporánea de ser productivos desgajada del afán de dominar el mundo que tenían sus antepasados del XIX.