jueves, 29 de marzo de 2007

El pensamiento débil es producto de sociedades refinadas y opulentas. Lamentablemente, el fanatismo de las culturas emergentes acaba arrasando ese pensamiento débil. O tal vez no sea lamentable, tal vez sea una suerte.