domingo, 19 de septiembre de 2010

€®O$: ENSAYO CLÁSICO


TU NOVI@ TE HA PUESTO LOS CUERNOS? VÉNGATE VENDIÉNDONOS LOS “REGALITOS” QUE TE HIZO.

Este es el texto publicitario utilizado por una conocida compañía de compra-venta de objetos usados a partir del cual se articula €®O$: La superproducción de los afectos, actual Premio Anagrama de Ensayo y que ya recomendara el compañero alf940 en perolibros.

Es a partir de lo publicitario y después de haber introducido el porqué de los cuatros caracteres que dan título a la obra, que Fernández Porta se lanza a una ambiciosa dialéctica que analiza nuestra actitud contemporánea ante el amor a la sombra de los clásicos latinos.

El libro está concebido en clave futurista como si se hubiera escrito en 2040. El autor compila textos y conversaciones supuestamente elaborados más allá de la primera década del siglo XXI por personas reales y ficticias, como el analista de mercados Harry Markopolos, Frommage (trasunto de Erick Fromm) o la desconocida Lou Valdés. En ellos abundan la ironía, la sátira, las muchas lecturas y la experiencia del autor, intercalados con un certero análisis de la cultura popular-comercial actual (que no cultura pop, que el autor demostró agotada en Afterpop).

El capítulo «Queen Lear» estudia en profundidad el grado de elaboración, tanto en guión como en toma de decisiones, que a simple vista parecen no esconder reallity shows como el británico Paris Hilton’s British Best Friend. En los siguientes capítulos se estudian fenómenos sociológicos y mediáticos globales, como el portal para adúlteros Ashley Madison o la influencia que el canal de TV Fox tiene en nuestras relaciones sentimentales. El libro finaliza con un delicioso análisis en clave poético amorosa de las canciones de Los Planetas y Astrud.

En todo el ensayo Fernández Porta se extiende en ideas que ya aparecían en escritos anteriores, como la diferencia real entre alta y baja cultura, ya sea ésta pop o no, o la introducción actualizada de conceptos del estructuralismo que tanto espantan a los posmodernos.

Una de las ideas básicas del libro es que, mal que les pese a los humanistas, el economicismo es capaz de crear una serie de afectos sumamente complejos a expensas del mercado. Sin embargo, es ahí donde este lector discrepa. Eso siempre existió, al menos en los mundos anglosajón e ilustrado, aunque de otra forma. La sociedad occidental siempre ha creído ser capaz de sentir el amor verdadero. De esa ingenuidad egocéntrica proviene su éxito. Lo que hace diferente el momento actual es que en el modelo ilustrado era la burguesía el centro de la sociedad. Mientras que en la era del consumo todo consumidor es protagonista, lo que hace que el sentimiento se generalice. Esto crea una moral paralela a ese poder economicista. Pero se trata de una moral débil, de mujeres de millonarios divorciadas, de adultos que no son más que adolescentes y en donde la corrección política elimina todo tipo de crítica. Una moral cargada de sentimiento de culpabilidad. Esa moral de la corrección política, edulcorada, rosácea e hipócrita, personalizada en personajillos como la señora Pallin y su hija adolescente embarazada, es el talón de Aquiles de un capitalismo que se pretende fuerte y agresivo como es el economicismo. Como se afirma en el libro de Fernández Porta, en el mismo poder se construye la crítica que lo superará (o lo debilitará).

En todo caso, no cabe duda que se trata de un ensayo que inunda de ideas al lector. Un ensayo polémico, valiente y lúcido. Las características clásicas del ensayo. A fin de cuentas, su autor es capaz de declamarlo en presentaciones públicas, lo que constituye una experiencia trash.