domingo, 10 de agosto de 2008

DESDE JAPON, UN HAIKU

Ritos distintos
para mitigar igual
el sufrimiento.

4 comentarios:

carlos maiques dijo...

Ríos iguales
desembocan en
un intento.

Pásalo muy bien. Hasta otra.

cgamez dijo...

La verdad, Carlos, me gusta mas tu haiku que el mio. A ver si se me ocurre algo y vuelvo a intentarlo.

Gracias por tu comentario y un saludo desde aqui.

carlos maiques dijo...

¿? A mí me gusta mas el tuyo, pero tú mismo...Estando en Japón (espero que sea por bastante tiempo, no creo que pudieras cansarte)seguro que no sólo se te ocurren, los verás. Quizá un día, pero por ahora bien alejado, vaya para allá. Ojalá.

En fin, un saludo. No te canses.

cgamez dijo...

Pues sí. Me gustó más el tuyo. Se explica porque:

1. No soy poeta y todo lo que trate de componer con criterio poético me cuesta horrores.

2. Al enfrentarme a este haiku tuve anhelos, ansias por expresar cosas que se me pasaron por la cabeza y que no conseguí. Uno de esos anhelos es la estructura circular, tan oriental (japonesa especialmente). y eso lo vi cuando leí tu haiku al finalizar en "un intento". Y lo envidié. Supongo que uno siempre desea lo que no tiene (aunque desear sea poco budista, poco oriental).

Un saludo.